miércoles, 13 de mayo de 2009

Monólogo de Adela

Volviendo un poco a la obra "La casa de Bernarda Alba" voy a escribir el monólogo de Adela, la hija menor, que hice yo:

"No puede ser, mi madre es la peor bastarda que existe. Mató a Pepe el romano, la persona que yo amaba, que yo amo. Nuestro amor era verdadero, no como el de Angustias y él, eso si que no iba. Se sabía que Pepe se iba a casar con ella solo por el dinero. Ella es rica, pero a mi no me importa, porque ahora no va a estar más mi amado, se fue, para siempre. Que triste final ¿no? Mi madre siempre nos encarceló en nuestra casa, ninguna se pudo casar y seguimos estando solteras, y lo estaremos por todas nuestras vidas. La odio, no puede ser que no me deje ser feliz. A mi me encantaba él y a él le gustaba yo. Siempre venía a la noche, más tarde de hablar con Angustias y nos revolcábamos sin parar. Era tan lindo, qué lindos recuerdos. Pero todo acabó por la inútil de Martirio que no deja de perseguirme. Ella siempre gustó de Pepe, pero si él nunca le dio bola, ¿para qué seguir gustando de alguien que nunca le iba a dar pelota? Pepe el romano era mío, es mío y siempre lo será. Pero esa tarada arruinó todo, Martirio descubrió que yo me acostaba con él y por celos se lo contó a Bernarda. Pues claro, y mi madre lo terminó matando por lo cuida que es. Yo no puedo vivir sin él, él es mi vida. A nadie amé como a él. Yo voy a ir contigo Pepe, iré contigo al cielo, y estaremos juntos otra vez y pasaremos los mejores momentos sin que nadie nos separe ni nos moleste. Estaremos juntos allá arriba, juntos al fin. ¿Dónde está la soga? Me ahorcaré y moriré y juntos viviremos para siempre amor mío."

1 comentario: